Ya nos acabamos los recursos naturales que podíamos usar durante el 2018. ¿Ahora qué sigue?

dia-de-sobrecapacidad-de-la-tierra-2018.jpg
| contaminación

El planeta esta en números rojos. Esto es lo que pasa en el Día de la Sobrecapacidad de la Tierra.

Hoy se marca la fecha en que la humanidad agota los recursos naturales más rápido de lo que la Tierra puede regenerar en un año. Este exceso de demanda no es nuevo, pero pasamos de marcar este día el 1 de Noviembre del 2000 hasta llegar a el 1 Agosto en el 2018. Alarmante.

¿Cómo se calcula el día en que agotamos los recursos?

El Día de la Sobrecapacidad de la Tierra se calcula cada año, dividiendo:

(Biocapacidad del planeta / Huella ecológica humana) x 365 = Día de la Sobrecapacidad.

El resultado son los días en que el planeta puede satisfacer la demanda de recursos de la humanidad. En los meses restantes empezamos a consumir los recursos del próximo año.

¿Cómo pasa esto?

El problema es que emitimos más dióxido de carbono a la atmósfera de lo que el planeta puede absorber. Talamos árboles más rápido de lo que tardan en crecer, acabamos con la vida marina más pronto de lo que se regenera y tenemos más hijos que los que puede sustentar el mundo.

Estamos consumiendo recursos como si tuviéramos 1.7 planetas. Si seguimos así esto no va a terminar bien.

¿Qué podemos hacer?

La solución es economizar recursos y vivir dentro de los límites naturales del planeta.

Hay 4 áreas clave que tienen el mayor impacto a futuro (y que debemos transformar ya):

Ciudades - La manera en que diseñamos y mantenemos las ciudades.

Para el 2050, entre el 70% y el 80% de la población vivirá en zonas urbanas. Por ello estrategias inteligentes de planificación urbana y de desarrollo son claves.

Trabajemos por ciudades:

-Con un buen sistema de transporte, seguro, asequible, accesible y sostenible.
-Con un bajo impacto ambiental per cápita.
-Con urbanización inclusiva y sostenible.


Energía - La forma en que producimos electricidad.

El 60% de la huella ecológica humana se deriva de la energía. La batalla entre combustibles fósiles y la energía renovable debió terminar hace años.

Si eliminamos los combustibles fósiles podemos reducir la huella ecológica de la humanidad en un 50%. Disminuyendo el consumo de recursos actual de 1.7 hasta 1.2 planetas y desplazando la fecha de la sobrecapacidad por aproximadamente 3 meses.

Optemos por una fuente de energía:

-Asequible, segura, eficiente y moderna.
-Limpia, renovable, inagotable y accesible para todos.

En nuestro país una gran opción es la energía solar, gracias a la posición geográfica ideal que permite que los paneles capten la luz del sol por más tiempo y obtengas grandes ahorros en tu recibo de luz.


Comida - El modo en que producimos, distribuimos y consumimos alimentos.

El 26% de la huella ecológica mundial es representada por los alimentos.

Hay un alimento que tiene el mayor impacto ambiental. La carne, que genera el 18% de CO2 y otros gases de efecto invernadero (como el metano). Además, alrededor de 1.300 millones de toneladas de alimentos se desperdician anualmente, lo que equivale al 9% de la huella ecológica de la humanidad.

Para disminuir el daño puedes:

-Reducir al 50% o más el consumo de carne.
-Elegir una dieta con frutas y vegetales locales.
-Reducir el desperdicio de comida.


Población - La cantidad de hijos que tenemos.

La población mundial aumentará de los actuales 7.400 millones a 11.200 millones para el año 2100, según la ONU. Haciendo necesario un mayor control de la natalidad para controlar la sobrepoblación.

Si cada familia tiene un niñ@ menos, habrá mil millones menos de nosotros de los que espera la ONU para 2050. Esto equivale a retroceder la sobrecapacidad 30 días para 2050 y representa un 50% más de biocapacidad por persona en 2100. Más biocapacidad = vidas más prósperas.

Seamos conscientes por una vida familiar:

-Planificada, segura, asequible y sostenible.
-Con mejores programas educativos, de salud y mejor calidad de vida.


Todos debemos informarnos para tomar decisiones sabias y conscientes. Podemos crear los hábitos del futuro y cambiar el panorama actual a uno donde el consumo sostenible y responsable sea la base que mejore la calidad de vida de todos los seres vivos.

La Tierra necesita aliados y nosotros a la Tierra para sobrevivir, no le demos la espalda.

New Call-to-action