La contaminación del aire: el mayor riesgo para tu salud

2016_09_27_Digital_PostAirPollution-04.png
| contaminación

 Todos somos muy precavidos cuando se trata de nuestra salud y bienestar: hacemos ejercicio, tratamos de comer saludable y nos lavamos las manos antes de comer. Pero seguro no has te has puesto a pensar que, con simplemente respirar, ya estás poniendo en riesgo tu salud.

 En 1990, así como en el 2013, el cuarto riesgo más grande, en cuanto a riesgos fatales de salud a nivel mundial, fue la contaminación del aire. ¿La consecuencia? 5.5 millones de muertes prematuras sólo en el 2013.

Esto se debe a que la exposición al aire contaminado incrementa el riesgo de contraer enfermedades tales como el cáncer de pulmón, ataques cardiacos, enfermedades del corazón y bronquitis crónica.

Como te podrás dar cuenta, la contaminación del aire no sólo hace que las ciudades se vean feas, tristes y grises. La calidad de vida que todos llevamos también es disminuida dramáticamente – el desarrollo es frenado, las enfermedades incrementan y las muertes prematuras también.

Algunos datos duros

  • En el 2014, alrededor del 87% de la población mundial estaba viviendo en áreas que excedían la Guía de Calidad del Aire establecida por la Organización Mundial de la Salud (éstas excedían el límite establecido de un promedio anual de 10 microgramos por metro cúbico (µg/m3 ) PM2.5).
  • De 1990 al 2013, la mortalidad prematura atribuible a PM2.5 incrementó en un 30% - de 2.2 millones de muertes a 2.9 millones de muertes al año.
  • Sólo en México, en el 2013, 26 mil personas fallecieron a causa de la contaminación del aire.
  • En el 2013, la contaminación del aire le costó a la economía mundial alrededor de $5.11 trillones de dólares en cuanto a pérdidas de bienestar.

Porcentaje de muertes atributables por factor de riesgo global, 2013.

2006_09_28_Pollution_Chart-05.png


Paréntesis: ¿qué es eso del PM2.5?

La contaminación del aire puede tomar muchas formas. Uno de los contaminantes más dañinos es el PM2.5 – una materia particular muy fina que tiene un diámetro aerodinámico de menos de 2.5 micrómetros (equivalente a una trigésima parte del grosor de un cabello humano). Esto quiere decir que es muy pequeño. Por lo tanto, estas mini partículas son capaces de penetrar profundamente en los pulmones, afectando así tu salud.


Países en desarrollo

Uno pudiera pensar que únicamente aquellas personas que viven en ciudades grandes son afectadas. Y efectivamente, la contaminación del aire es especialmente severa en aquellas regiones urbanas que están creciendo rápidamente debido a la combinación de mucha gente, muchos vehículos, energía derivada de fósiles sucios, construcciones, mal manejo de desperdicios, entre otros factores.

Sin embargo, la contaminación del aire también afecta en el interior de las casas. 2.8 billones de personas alrededor del mundo continúan quemando combustibles sólidos como madera, carbón y estiércol para poder cocinar y calentar sus casas. Por lo tanto, el riesgo más grande lo viven los países en desarrollo. Desafortunadamente, muchas de estas personas viven en áreas rurales que carecen de acceso a formas modernas de energía como la electricidad.

Comparado con los países de altos ingresos, la contaminación del aire en los países en desarrollo representa el tercer riesgo más grande, en vez del cuarto, en cuanto a riesgos fatales de salud a nivel mundial. Asimismo, los niños menores a 5 años viviendo en países de bajo ingreso tienen 60 veces más probabilidades de morir a causa de la exposición a la contaminación del aire comparado con niños en países de altos ingresos – la mayoría de estas muertes son atribuibles a la contaminación del aire del hogar. El que los niños sean expuestos a estos contaminantes es especialmente peligroso pues puede ocasionar retrasos cognitivos, entre otros efectos de salud.

 

IMpacto económico

Todo esto debería de ser suficiente como para que cambiemos nuestras acciones y motivemos a nuestros gobiernos a cambiar políticas y leyes para así evitar que esta arma silenciosa continúe matando a la población. Pero no lo hacemos. Tristemente no vemos el impacto inmediato, no escuchamos de estos casos en las noticias, y, sobre todo, no hemos sufrido el impacto económico que conlleva la contaminación del aire. Porque, a fin de cuentas, eso es lo que más nos convence, ¿no? Nuestras carteras.

Afortunadamente, el Banco Mundial y el Instituto de Métricas y Evaluación de Salud de la Universidad de Washington, Seattle han sacado un reporte hablando justamente de este impacto.

El estudio ha logrado medir los efectos de la contaminación del aire, a nivel mundial, con dos métricas. Una métrica mide las pérdidas de bienestar y la otra se centra en el ingreso, considerando el ingreso que se pierde (traído a valor presente) por aquellas personas que mueren prematuramente.

Estas son algunas de las repercusiones económicas de la contaminación del aire:

  • Efectos en ingreso*
    • Al provocar una pérdida de mano de obra productiva, la contaminación reduce la producción y los ingresos de los países.
    • Pérdidas de ingreso a causa de PM2.5 aumentaron de $103 mil millones a $144 mil millones por año.
  • Efectos en la salud
    • Se pueden dar efectos a largo plazo afectando el nivel de inteligencia de la población, llevando a índices de crimen más altos, así como violencia en la sociedad.
  • Efectos en el ecosistema
    • La productividad de la agricultura también sufre pues la tierra se puede acidificar, reduciendo así la variedad de especies que pueden vivir en esa zona.
    • Los ecosistemas acuáticos son perjudicados cuando las aguas superficiales aumentan en acidez causando zonas muertas y las floraciones de algas nocivas (estas afectan la pesca, actividades recreativas acuáticas y el turismo).

A final de cuentas, la mortalidad prematura representa una des-inversión en el capital humano de una nación. Si viéramos a los países como empresas, se pudiera decir que el invertir recursos en combatir los efectos de la contaminación del aire, ayudaría a que los países ahorren en costos relacionados a la salud pública en un corto, mediano y largo plazo, pues el costo de estas pérdidas sólo va incrementando año con año.

¿Y ahora qué?

Es crítico encontrar proyectos que eliminen esos causantes que contaminan nuestro aire. Por ejemplo, proyectos que promuevan un transporte más limpio. El simple hecho de mejorar calles puede disminuir el tráfico, eliminando así una fuente de contaminación. Asimismo, el mejorar el transporte público también puede reducir la cantidad de combustible utilizado, así como tiempos de traslado. También hay medidas que podemos tomar de manera individual para reducir la contaminación al manejar. Otro proyecto que se puede promover es aquel de las energías limpias para evitar la quema de hidrocarburos; por ejemplo, la energía eólica y la energía solar.

Lo importante es que le demos suficiente importancia a este tema y que juntos, logremos un cambio, sea de manera individual, nacional, o global.

 

*Como nota, dado que a los niños les quedan más años de vida, y por ende de trabajo, comparado con adultos, la pérdida esperada de los ingresos por la muerte del niño es por lo general mayor, elevando así las pérdidas totales. Como consecuencia, la métrica de ingreso en aquellos países con poblaciones más jóvenes, es peor. De igual manera, esta métrica no incluye aquellas personas que ya están retiradas o que se encuentran en el mercado informal.

Proceso de compra de paneles solares