La Gran Barrera de Coral: Maravilla natural que desaparece

4874419375_8c5923dfb7_o.jpg
| Blog

El cambio climático ya tiene otra víctima, la icónica Great Barrier Reef que está desapareciendo.

La Gran Barrera de Coral es el conjunto más grande de arrecifes de coral en el mundo, con cerca de 400 tipos de coral y 1.500 especies de peces.

También alberga otras especies en peligro de extinción, incluyendo la gran tortuga verde y el dugongo.

La mala noticia es que está en peligro. La huella humana en la contaminación (desde 1985 hasta el 2012) ha resultado en la “extinción” del 50% de la cubierta coral Australiana.

El inminente calentamiento global (provocado por nuestras acciones) produjo aumentos en la temperatura y acidez del océano, factores que perjudican gravemente al ecosistema.

Lo peor es que a pesar de los esfuerzos por recuperar el estado natural de la barrera, no ha sido posible lograr un gran cambio.

El cambio climático tiene el potencial de afectar este arrecife en más de una manera, provocando:

  • Aumento del nivel del mar.
  • Exceso de acidez en el mar.
  • Aumento de la temperatura del mar (la temperatura en superficie del mar tropical ha aumentado 0.4–0.5 °C)
  • Mayor frecuencia de fenómenos meteorológicos severos.

¿Qué significa todo esto? Te lo explicamos a continuación.

IMPACTO EN EL ARRECIFE

  • Mayor frecuencia de fenómenos meteorológicos severos.

Esto significa que las extremas lluvias enviaran más agua fresca y sedimento lejos de la costa y hacia la barrera.

  • Exceso de acidez en el mar.

Los cambios en el océano disminuyen la capacidad que tienen los corales para construir hábitats que la vida marina de la barrera necesita.

  • Aumento de la temperatura del mar

Esto causa daños por el calor y provoca la decoloración de los corales, un fenómeno relacionado directamente con el calentamiento global.

El blanqueamiento de coral –o decoloración– es una reacción causada por el aumento de la temperatura del océano, que blanquea los corales, expulsa las algas que crecen dentro del cora y elimina su principal fuente de energía.


Desde el siglo 18, los océanos han absorbido cerca del 30% del dióxido de carbono producido por actividad humana. Este CO2 extra ha modificado su química, con la acidificación de los océanos.

Esto, agregado a otros cambios naturales y humanos, hace aún más vulnerable a los corales, provocandoles enfermedades y blanqueamiento.

Las “decoloraciones” consecutivas de los corales en 2016 y el 2017 acabaron con 1.500 kilómetros de este sitio declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Antes del 2016 solo se habían registrado dos eventos de blanqueamiento de coral en la Gran Barrera en las últimas dos décadas: 1998 y 2002.

Considerando que cerca de 275 millones de personas de todo el mundo dependen directamente de los arrecifes para su fuente de sustento. Es crucial mantener este hábitat natural vivo para el beneficio muchas especies marinas y de los seres vivos en general.


Las acciones de todos, por más pequeñas que sean, pueden ayudar a eliminar las amenazas y mejorar las condiciones marinas para restaurar la barrera de coral.

Una gran manera de ayudar, es reduciendo la huella de carbono que produce nuestro hogar.

¿Cómo? Invirtiendo en energía limpia y renovable, instalando paneles solares en nuestra casa o negocio.

¡Invierte en un futuro limpio y sustentable!

9 Consejos para ser más amigables con el medio ambiente