Estilo de vida sustentable: Haz un huerto en casa con tus hijos

CREA_UN_HUERTO_PARA_NINOS_EN_CASA.jpg
| Vida Verde

¿Qué puede ejemplificar más la adopción de un estilo de vida sustentable que crear un huerto orgánico en casa? ¿Y qué puede fomentar más la convivencia familiar que realizarlo junto con tus hijos?

Para hacer un huerto ni siquiera necesitas tener un jardín. Si tienes el deseo de hacerlo, basta una caja para que crees un mini huerto en tu hogar.

Ármate de ganas y de ilusión en el proyecto e involucra a tus hijos para que lo disfrutes mucho más. Ten en mente que esta tarea los convertirá en niños sustentables comprometidos con el cuidado del medio ambiente y una alimentación sana.

Este tipo de actividades son un delirio para los pequeños; ellos se divierten y, de paso, te ayudan en una actividad netamente productiva. Solo cuida de que siempre sean bajo supervisión.

¿Cómo construir el huerto?

En un mini huerto, no hay impedimento de cultivo. Puedes sembrar todo lo que quieras, sean vegetales, frutas u hortalizas. Nada más ten en consideración el tamaño que alcanzarán las plantas plenamente desarrolladas para no tener ningún problema de espacio.

Los elementos indispensables para iniciar tu huerto doméstico son:

  • Una caja de mimbre o de madera
  • Plástico suficiente para forrar
  • Un rastrillo y una pala
  • Una regadera
  • Tierra fértil
  • Semillas para sembrar

Una vez que hayas decidido qué sembrarás, sigue los siguientes pasos:

1. Elige el sitio donde lo ubicarás. Lo mejor sería un lugar donde haya mucha luz solar.

2. Busca unos guantes apropiados para el trabajo. Protege tus manos y las de tus niños para que puedas manipular la caja y las herramientas con comodidad. 

3. Acondiciona la caja. Limpia perfectamente la caja que utilizarás y barniza el exterior. Forra la parte interna con plástico y fíjalo con grapas al fondo de la caja. También es bueno que le hagas unos agujeros en la base para que fluya el agua y no se pudran las plantas. Una vez forrada, llena la caja con tierra.

3. Procede a la siembra. Haz pequeños surcos en la tierra y coloca las semillas dejando el espacio suficiente entre ellas para que las plantas puedan crecer. Hay paquetes de semilla que te dicen hasta cuantas semillas puedes poner y el mejor momento del año para hacerlo. Después cubre las semillas con un poco más de tierra y riégalas.

4. Dale los cuidados adecuados. Un huerto en una caja se debe regar con mayor periodicidad que cuando está en la tierra. Abona y protege tus plantas de las plagas y espera a que el huerto empiece a dar frutos.

El proceso de crecimiento, además de ser emocionante, será didáctico para tus niños, y la satisfacción de cultivar y utilizar en la cocina el producto de su esfuerzo en familia no se compara con nada.

Prueba este verano a crear un huerto que, para el otoño, empiece a poner alimentos sanos en tu mesa.

9 Consejos para ser más amigables con el medio ambiente