2016 ecológico: ¿cómo llevar una vida amigable con el medio ambiente?

CUIDAR_EL_PLANETA_1.jpg
| Vida Verde

¿Cuál es el primer paso que debes tomar para llevar una vida más amigable con el medio ambiente? El objetivo es ayudarte a definir metas realistas.

Las estadísticas son abrumadoras.

Los científicos continúan estudiando los efectos del cambio climático, pero las alertas crecen año con año.

Encuentras con regularidad informes preocupantes sobre contaminación, extinción de especies y múltiples formas en que los seres humanos estamos destruyendo al planeta.

Dada la triste realidad, podríamos cruzarnos de brazos y asumir que no podemos hacer nada... o comenzar a hacer algo.

Aquí te dejamos tres acciones concretas con las que puedes colocar tu granito de arena para ayudar a la sustentabilidad del medio ambiente y ser más ecológico desde hoy, sin que eso implique un esfuerzo demasiado grande o un cambio de estilo de vida dramático.

Modifica el uso de tu carro

En los últimos años, los habitantes de las grandes ciudades (en México y en el mundo) han comenzado a conducir menos, convirtiéndose a alternativas tales como caminar, andar en bicicleta o utilizar el transporte público.

1. Más bicicletas: Tal vez sea debido a la comercialización de accesorios elegantes para ciclistas (como el casco invisible o guantes que se iluminan con luces), pero el número de mexicanos que se desplaza en bicicleta ha aumentado significativamente en la última década. En bicicleta se reduce más de un 95% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Además, los ciclistas pueden ahorrar miles de pesos al año en comparación con los propietarios de automóviles.

2. Escoge el transporte público: Una sola persona que cambie hacer 20 kilómetros de ida y vuelta de viaje en coche por el transporte público puede reducir las emisiones anuales de dióxido de carbono en 4.800 kilos. (El equivalente al 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero producidos por un hogar promedio de dos adultos y dos niños, con dos carros.)

3. Combina los mandados. Trata de hacer la mayor cantidad de diligencias en un solo viaje. Si haces esto podrás maximizar el uso de tu carro y ayudarás al medio ambiente. 

Reduce el desperdicio de alimentos

En México tiramos alrededor del 40% de la comida que compramos.

De hecho, la cantidad de desechos a nivel mundial de alimentos producidos cada año es más que suficiente para alimentar a los casi mil millones de personas hambrientas en el mundo.

1. Debes hacer un plan: Hacer una lista nos puede impedir comprar cosas que sólo terminaremos tirando. La mejor idea es planificar las comidas de la semana con antelación, averiguar los ingredientes que se requieren y escribirlos uno a uno.

2. Realiza un seguimiento de tu basura: Inicia un registro semanal de cada alimento que se tira a la basura. De esa manera, puedes anotar patrones y ajustar tus hábitos de compra de acuerdo a ese registro.

3. Donar a los comedores. Desafortunadamente hay personas y familias necesitadas en todo el país quienes realmente aprecian la cabeza de lechuga que estabas a punto de botar. Empieza por encontrar un banco de alimentos local y pregunta qué tipo de donaciones de alimentos están aceptando.

4. Entender las fechas de vencimiento: Verifica bien las fechas de expiración de cada producto. Tener conocimiento de ellos te ayudará a no desperdiciar alimentos.

Piensa en el embalaje

Es importante saber cómo se puede reducir el uso de envases de plástico no degradables.

1. Lleva tu taza: dada la obsesión con la cafeína, no es de extrañar que el empleado de oficina promedio gaste alrededor de 500 vasos desechables al año en México. Esta es un área en la que podemos hacer una gran diferencia en la cantidad de residuos que producimos con solo portando nuestra propia taza.

2. Que sea de metal: el uso de una nueva lata de aluminio desechable cada vez que haces un pastel no es la manera de reducir los residuos de envases de alimentos. En su lugar, considera invertir en moldes para hornear de cerámica que se puedan reutilizar.

3. Revisar más: Cuando vayas de compras, busca productos con un mínimo o ningún embalaje, o por lo menos envases fabricados con elementos reciclados o biodegradables. Si eliges los productos envasados, revisa la etiqueta para ver si el envase se hizo a partir de materiales reciclados. Y asegúrate de reciclar o reutilizar cualquier cartón, papel, o los envases de plástico cuando hayas terminado con él.

El objetivo de este artículo es ayudarte a definir metas realistas para iniciar con una vida más amigable con el medio ambiente.

Es importante que sea un proceso a largo plazo y que involucre a tu familia. 

Ser verde es más que una moda. También es una forma inteligente de ahorrar dinero.

¡Da click y descárgalo!